domingo, 2 de agosto de 2009


Queridas hermanas, ustedes nos conocen y no dudamos del aprecio mutuo. Desde esa convicción les pedimos comprensión y confianza al asumir esta nueva misión de gobierno, que bien sabe Dios, queremos ser un servicio de animación a sus vidas para que nuestra Congregación siga siendo un aporte testimonial al proyecto del Reino de Dios desde las comunidades. “Yo les encargo esto: que sea amen unas a otras, como yo las he amado” Jn. 15,17

No hay comentarios:

Publicar un comentario