domingo, 2 de agosto de 2009


















El hecho que durante dos semanas, 22 hermanas reunidas en el Casal de Pau de Arbúcies, hayamos compartido en el marco de nuestro XIX Capítulo General, legítimamente hoy, podemos valorarlo como una experiencia intensa. Sabemos que todas han estado con nosotras. Les agradecemos el interés, la cercanía en la oración, las diversas muestras de afecto, de fuerza y buenos deseos, los saludos recibidos. Les pedimos que mutuamente nos sigamos acompañando. Nuestras sendas de futuro y de crecimiento personal, comunitario e institucional sólo darán frutos desde una auténtica fraternidad y poniendo en práctica el verdadero espíritu de familia. Nos urge, pues, hacer realidad este profundo anhelo de nuestro Fundador.
Al reflexionar juntas, al discernir, hemos visto y valorado la realidad de las Misioneras Corazón de María y la de la Iglesia. Hemos encontrado sombras y han aparecido luces y signos de vida. Desde ahí es válido proclamar: “en ti esta la fuente de la vida y tu luz nos hace ver la luz” Salmo 36,10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario