lunes, 4 de enero de 2010

AÑO 2010


A todas y cada una,

…el ocaso de este 2009 se los ofrezco a ustedes mis queridas hermanas, la vida de cada una de ustedes, sus anhelos, sueños y aspiraciones ocupan mi tiempo y en diversos momentos mi corazón se ocupa de aquello que las hace sufrir y late también al ritmo de sus esperanzas. mi cabeza también gira y a veces bombea al ritmo de sus preocupaciones...

Bueno, ello no variará mucho en 2010, pues sabemos el calendario tiene mucho de simbólico y mi servicio seguirá siendo para ustedes en todo lo que ustedes ya de mí conocen, con las limitaciones que llevo y también, con el amor, ánimo y esperaza que voy poniendo en lo que hago.

Se nos aleja un año mas, y creo hemos de quedarnos con aquello que en él hemos recibido, de experiencias que nos han hecho crecer, de aquellos dolores que nos han aportado sabiduría y crecimiento como personas. Hemos de quedarnos con lo que ha habido de nobleza y de aquello que nos ha acercado a la vida en plenitud desde esa propuesta de evangelio.

Evangelio, que nos ha de seguir seduciendo en este 2010, acojámoslo, entonces, con fuerza interior y mirada atravesada de sobrio optimismo.

* A cada una las tengo presente.

* A cada una le agradezco lo que ha ofrecido

a la congregación.

* A cada una le digo: continuemos caminando juntas. No a "pesar de", al contrario, caminemos juntas porque nos queremos y perdonamos, porque creemos en un proyecto compartido desde la comunidad desde la cual el Señor nos convoca cada día y desde la cual cada día nos ofrece una nueva oportunidad.

* A las de edades mas avanzadas les digo: no están ustedes más cerca del fin, aunque la lógica cronológica así lo diga, pues solo el Señor sabe el día y la hora...

* A las que sientan que sus fuerzas físicas flaquean les pido oren mucho, lean y reflexionen la Palabra, ofrezcan sus vidas, achaques por TODO lo que la Congregación ofrece a través de las hermanas que están en "activo" y recuerden que la misión de la Congregación esta en el apostolado que cada hermana realiza haciendo vida la herencia carismática que hemos recibido.

* A las que vamos acumulando años y que tenemos aun "cuerda" pues, que esas fuerzas que aun tenemos nos hagan misericordiosas con nuestras hermanas más débiles y que vayamos acogiendo la sabiduría y prudencia que nos ofrecen los años y que ofrezcamos cada día lo mejor de nosotras mismas en favor de la misión que el Señor aun nos permite realizar... nosotras, al igual que nuestras hermanas aun más mayores, "no sabemos el día ni la hora..." por lo tanto amemos sin medida cada día...

* A mis hermanas junioras les digo: vivan esta etapa

* con intensidad, cada día amen y entreguen lo mejor de sí, sin esperar a los votos perpetuos, ya son miembros de la familia MCM y como tal entréguense y fórmense teológicamente para ofrecer el mejor servicio que nuestra gente se merece y al estilo Masmitjà, sean mujeres de esfuerzo, voluntad y trabajo y convencidas que

* "nunca han de dejar para mañana lo que pueden hacer hoy".

…"en el principio era la Palabra y la Palabra era Dios..."

En el principio y al final del año sigamos juntas acogiendo y descubriendo a nuestro Dios. Ese Dios sugerente que canta el pueblo " El Dios de los pobres, el Dios humano sencillo". Ese Dios que ama y trabaja cada día por el mundo y por consecuencia con y por nosotras.

Continuemos sintiéndonos bendecidas en el cada día y sabiéndonos acompañadas de María, la Madre y discípula de Jesús, único Señor y dueño de nuestras vidas.

Las quiero entrañablemente. Un abrazo de acogida y bienvenida a 2010, desde Miami.

Aurelia Rocco Véliz

No hay comentarios:

Publicar un comentario